Aquí os dejo unas cuantas anécdotas curiosas:

Cerveza con Limón (menudo coctel)

Para aquellos de vosotros que os guste tomar de vez en cuando unas claras(cerveza con gaseosa o lo comúnmente denominado cerveza con casera) o cerveza con limón, si vais a Italia, o al menos a Roma, y os apetece tomar una cerveza con limón, hacer mucho hincapié en la indicación del limón (casera o refresco de limón) ya que de lo contrario las carcajadas de los compañeros serán inmensas y duraderas, y digo esto porque sé muy bien de lo que hablo. Os muestro una foto para que veáis que entienden allí por una cerveza con limón.

“Free Bus”

Si pretendes hacer uso del transporte público, concretamente del autobús, no es necesario pagar ni comprar ningún ticket, ni bono ni nada por el estilo, “es gratis”, jeje…, al menos durante los siete días que estuve en Roma con mis colegas no pagamos nada por dicho transporte. No se sabe si debido a la suerte o al poco control que tienen de ello, pero lo cierto es que nos ahorramos unos 30 o 40 € en transporte.

“El maldito SERVICIO de los camareros”

El camarero que entrega una factura después de una buena comida/cena no deja  de hacer énfasis en el “servicio”. “Servicio”, ¿Qué servicio?, ¿Qué es eso? Esta es nuestra primera impresión e intercambio de palabras. Pues bien, se trata de la famosa propina española y que aquí es obligada implícitamente, en cuyo caso, “puede ser normal” o por el contrario explícitamente en cuyo caso ya viene indicada en la factura y que puede variar entre 10€, 12€ o 21€ dependiendo del total (creo que se trata de un 2%). ¡Qué “jodíos” los tíos, algunos camareros no hacen ni las ganas y esperan ansiosos la llegada del servicio” Ummmm!  Aunque en otros países esto ya existe (U.K.), a España creo que esto ¡nunca llegará!

Ahhhh! La siesta española, aunque sea allí en Italia no se perdona. Creo que toda la gente que se encontraba dormida o adormilada por esta zona de césped eran españoles. Para que luego digamos que lo de la siesta no es una característica que nos identifica a los españoles.

 Aunque me gustaría contar algo más sobre la suciedad de los metros, me lo reservo para evitar posible críticas.